Efectividad de la terapia de ondas de choque como tratamiento de la espasticidad: una revisión sistemática

La espasticidad, o rigidez muscular, es un síntoma típico de la enfermedad de Parkinson. Con la intención de evaluar la efectividad de la terapia de ondas de choque para el tratamiento de la espasticidad, las autoras de este artículo – entre las que se encuentra Isabel Martínez, fisioterapeuta de Párkinson Villarrobledo – han realizado una revisión de la evidencia científica disponible sobre la cuestión.

A través de la recopilación de artículos publicados en PubMed, PEDro, Cochrane, Embase y Biblioteca virtual de salud, las investigadoras Isabel Martínez, Nuria Sempere-Rubio, Olga Navarro y Raquel Faubel recogieron todas las publicaciones desde noviembre de 2009 hasta noviembre de 2019 que incluían una muestra de pacientes con espasticidad y suspensión previa de toxina botulínica; a quienes se aplicaron la terapia de ondas de choque. Entre estas, 25 artículos fueron seleccionados – con una muestra total de 866 participantes con espasticidad. Los resultados obtenidos sugieren que la terapia de ondas de choque parece ser eficaz en la reducción de los niveles de espasticidad independientemente de la edad de los participantes, el tipo de lesión y la herramienta utilizada para medir el efecto.

En conclusión, la terapia de ondas de choque reporta evidencia de mejora sobre la función motora, el deterioro motor, el dolor y la independencia funcional, aplicada independientemente a la toxina botulínica. No obstante, debido a la heterogeneidad de los protocolos, no existe un protocolo óptimo para su aplicación, y las autoras consideran que sería apropiado obtener más evidencia científica de alta calidad a través de estudios primarios.

Accede al artículo completo en la Revista Brain Sciences.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email