Estudian biomarcadores fisiológicos para evaluar el estrés en párkinson

Un grupo de investigadores/as de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir y del Centro de Salud Integrado de Tavernes de la Valldigna de Valencia han publicado un artículo de investigación en la revista científica Revista Científica de la Sociedad Española de Enfermería Neurológica sobre el estrés en la enfermedad de Parkinson.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés se define como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción. En otras palabras, el estrés aparece cuando una persona se enfrenta a una situación desconocida o cuando estima que no dispone de las herramientas necesarias para afrontarla. La enfermedad de Parkinson va a suponer, en muchos casos, algo nuevo, desconocido y para lo que posiblemente no se está preparado/a; y puede llegar a ser una importante fuente de estrés para las personas que la padecen, sus familiares y personas cuidadoras.

El estrés genera una serie de cambios en la persona tanto a nivel corporal, fisiológico, emocional como cognitivo. La presente investigación se centra en los aspectos fisiológicos y persigue el objetivo de conocer si resultan útiles los biomarcadores ‘cortisol salival’ (una hormona que se segrega en la saliva) y ‘alfa-amilasa salival’ (la principal enzima de la saliva y  que se genera en el páncreas) para evaluar el grado de estrés de las personas con párkinson. Para ello, han llevado a cabo una revisión sistemática de 17 investigaciones publicadas con anterioridad.

Los/as autores/as concluyen que, a pesar de lo esperado, la ‘alfa-amilasa salival’ resulta ser un biomarcador más fiable para evaluar el estrés. Además, recalcan la demostrada influencia del estrés en la neurodegeneración (degeneración de las neuronas, como ocurre en la enfermedad de Parkinson). Es por esto de vital importancia para las personas con párkinson reducir, en la medida de lo posible, los niveles de estrés y para ello los/as investigadores/as apuestan por las terapias antiestrés para lograr una mejor calidad de vida.

Accede al artículo desde la página de Elsevier. 

 

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email