La estimulación por campo magnético estático para tratar los movimientos involuntarios del párkinson

La estimulación por campo magnético estático podría considerarse una opción complementaria para tratar los movimientos involuntarios (discinesias) causados por el tratamiento con Levodopa en la enfermedad de Parkinson. Una complicación común en las personas con párkinson que puede resultar debilitante y difícil de controlar.

El estudio publicado recientemente en la revista ‘BrainStimulation’, muestra como las personas con párkinson que han recibido la estimulación por campo magnético presentaron una mejoría de los síntomas durante el periodo de tratamiento. Este estudio ha sido dirigido por el Dr. Guglielmo Foffani, coordinador de Investigación de HM CINAC y financiado por ‘The Michael J. Fox Foundation’.

El estudio contó con la participación de 50 personas con párkinson, de las cuales 25 recibieron el tratamiento y otras 25 un tratamiento placebo. Los resultados sugieren que las sesiones repetidas de estimulación por campo magnético estático son factibles, seguras y proporcionan una moderada evidencia objetiva de mejora y un beneficio subjetivo significativo para el tratamiento de las discinesias inducidas por levodopa en la enfermedad de Parkinson.

¿Cómo se aplica la estimulación por campo magnético estático?

La estimulación por campo magnético estático se aplica mediante un casco que permite colocar un imán de potencia moderada sobre la cabeza de la persona con párkinson, concretamente sobre su corteza motora, responsable del movimiento del cuerpo. El Dr. Guglielmo Foffani, coordinador de Investigación de HM CINAC, explica que “el campo magnético del imán reduce la excitabilidad de las neuronas y ese efecto es el que mejora las discinesias. Esta tecnología podría ser útil tanto para el tratamiento sintomático de varios trastornos hipercinéticos -exceso de movimiento-, independientemente de si su origen es iatrogénico (efecto secundario de los fármacos) o idiopático (causado directamente por una enfermedad)”.

En este sentido, se están obteniendo también resultados prometedores para el tratamiento del temblor esencial, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la fibromialgia y otras patologías.

El casco de estimulación por campo magnético estático ha sido desarrollado por la startup española Neurek, fundada por el Dr. Foffani junto a los investigadores Antonio Oliviero y Juan Aguilar y a la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y cuenta con el apoyo de HM Hospitales.

Un tratamiento no invasivo y cómodo

Una de las grandes ventajas de este tratamiento no invasivo es la comodidad de poder ser realizado en casa por la persona con la enfermedad de Parkinson, siguiendo la pauta marcada por el especialista. El casco no necesita corriente ni ningún dispositivo eléctrico o electrónico.

Nuevos pasos para validar este tratamiento 

Una vez validada la seguridad del tratamiento, el Dr. Foffani considera que hay que seguir avanzando en la investigación, por lo que “el paso siguiente será evaluar tratamientos  más prolongados, tal y como ya se está haciendo en un ensayo clínico puesto en marcha en Italia para el tratamiento de la ELA”.

Este estudio ha contado con la colaboración del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, el Hospital Clínico San Carlos y el Hospital 12 de Octubre, en Madrid, y el Instituto Biodonostia, en San Sebastián. Firman el trabajo como primeros autores el Dr. Michele Dileone y la Dra. Claudia Ammann.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email